Una casa a la orilla del mar

Capítulo V   De tristes poetas enamorados Cuando se trasladaron a vivir ahí, su curiosidad natural, lo condujo a recorrer cada uno de los municipios de León. Lo más importante de estas incursiones, consistió en llegar a conocer a mucha de esa gente que vivía en ellos. Con esa sed insaciable de interrelacionarse con sus […]

as

Amor a primera vista

Capítulo V   De tristes poetas enamorados Para mi abuelo Jairo, este cambio fue un caso de amor a primera vista. En varias ocasiones, él me comentó cómo desde niño le gustaba mucho ir a León. Esa ciudad ejercía una fascinante atracción sobre de él. Le encantaba recorrer las calles de la antigua capital nicaragüense, […]

as

Unos digestivos para el alma

Capítulo V   De tristes poetas enamorados Fue precisamente el abuelo, quién me habló acerca de porqué se mudaron a León. Esto sucedió una tarde, caminando por las playas de Poneloya, cuando disfrutábamos de la brisa y el calor del día venía bajando. —Conforme el suegro de mi tata comenzó a envejecer (ese fue tu […]

as

Un cambio de vida

Capítulo 5…De tristes poetas enamorados       El abuelo estaba por cumplir los doce años y en aquellos tiempos, ya se le consideraba casi como todo un joven mayor de edad. Fue cuando don Leobardo, su padre, decidió mudarse a vivir a León, con el fin de poder ayudar a su suegro, quien ya […]

as

Desquitando las limosnas

Capítulo 4…Bautizando a las celebridades Dicen que el tamaño del hombre se mide por el alcance de su imaginación. Con esos enredos que se fabricaba, seguramente el abuelo ¡se remontaba a las alturas mismas del Cielo, a contarle a la misma Virgen del Trono, la historia de las celebraciones en su honor! Así, la conversación […]

as

Preparando el bautizo del abuelo

Capítulo 4…Bautizando a las celebridades —La pregunta que surge es de donde demonios sacaba el viejo tanta ceniza para lavar tanta plata. Obviamente no se puede ir a la venta de la esquina y pedir las cenizas por libra. Así que les cuento un secretito. Esas cenizas con las que limpiaba la plata, las había […]

as

La historia según el abuelo Jairo

Capítulo 4…Bautizando a las celebridades Las fiestas decembrinas incluyen misas, novenarios, ceremonias donde se viste a la virgen por las vírgenes del pueblo (de esto último se burlaba siempre el abuelo, cuestionando la virginidad de las participantes), procesiones y por supuesto, La Lavada de Plata, para culminar finalmente en La Gritería, una celebración popular en […]

as

El lavado de la plata

Capítulo 4…Bautizando a las celebridades Al abuelo lo bautizaron en el poblado de El Viejo, en la célebre y antigua pila bautismal (que data de 1560), de la vieja iglesia del pueblo. Su iglesia tiene una pila bautismal famosa, recubierta de plata y exquisitamente labrada a mano. Precisamente en esa pila fue bautizado. El bautismo […]

as

Que te cojan a besos

Capítulo 3… Las cotorras de Chinandega —Gracias bicha, todo eso y seguramente más —intercaló sonriente—, con eso te las ganás a todas y cabal te las guardás en la bolsa, pero te advierto: nada es gratis en esta triste vida y todo tiene su precio en este valle de lágrimas. —Ay abuelo, ¿y de qué […]

as

Pa’ morirse… no hay prisa

Capítulo 3… Las cotorras de Chinandega —Pero abuelo, si yo no recuerdo tías con esos nombres tan raros. ¿Ya murieron abuelo? —pregunté extrañada (con esos nombres… de seguro las hubiera reconocido). —De que murieron, eso lo podés tener por cierto. Solamente eso faltaría vos, imaginate las cotorras rondando las calles como si fueran las cotorras […]

as