Vista desde la casa de José de Antonio ciudad de Sucre, Chuquisaca, Bolivia

Mi ilustre y aristocrático bisabuelo

Algunos nacen con pañales de sangre, otros se los confeccionan más adelante en su célebre vida…


La Inmortal Plaza de Armas, Sucre, Chuquisaca, Bolivia
La Inmortal           Plaza de Armas, Sucre, Chuquisaca, Bolivia

Este asunto de los orígenes nobiliarios decididamente obsesionaba a mi madre. Para explicar sus orígenes es necesario remontarse hasta llegar a los tiempos lejanos de mi bisabuelo materno.

Bajada desde La Recoleta ciudad de Sucre, Chuquisaca, Bolivia
Bajada desde La Recoleta           ciudad de Sucre, Chuquisaca, Bolivia

Francisco Algodoña fue hijo de don Mariano y doña María Luisa, quienes notablemente, no eran nobles. Al nacer mi bisabuelo, ni él, ni sus tres hermanas (Amanda, Isabel y Candelaria), ni mucho menos Manuel (su hermano) eran nobles. La nobleza del bisabuelo emanaría directamente de Dios. Reconozco que hoy en día es difícil de creer, pero así sucedió en aquellos lejanos tiempos.

La Plaza de Armas ciudad de Sucre, Chuquisaca, Bolivia
La Plaza de Armas           ciudad de Sucre, Chuquisaca, Bolivia

Mi ilustre bisabuelo, Francisco Algodoña, nació en 1850; época en la que se les había enviado una gentil y cordial invitación a toda la nobleza española a regresar a casa para no volver jamás. En la Bolivia independiente de esos tiempos, se abolieron todos los títulos nobiliarios. Así se decía e igual se pensaba, al menos hasta el nombramiento de Don Francisco.

Vista desde la casa de José de Antonio ciudad de Sucre, Chuquisaca, Bolivia
Vista desde la casa de José de Antonio           ciudad de Sucre, Chuquisaca, Bolivia

 

Los cuentos            En Inglés            Comprar           Facebook

………..

©  Todas las fotos por edudelcorral

Deja un comentario