La calle de los Maples La Mariscal, Quito, Ecuador

Festejo por la mañana

Y en cuantas ocasiones, decidió que lo mejor por hacer.. era no hacer nada


El maple La Mariscal, Quito, Ecuador
El maple           La Mariscal, Quito, Ecuador

«Ay Papi, y entonces. ¿Qué vamos a hacer?», dijo la joven madre, recostando su cabeza suavemente sobre el hombro de su también joven marido campesino que tanto amaba y desde sus más tiernos recuerdos.

«De eso yo me encargo, que para esas, me pinto yo solo».

Fachadas y coloridos La Mariscal, Quito, Ecuador
Fachadas y coloridos            La Mariscal, Quito, Ecuador

Y con ese comentario la tomó de la mano y se fueron caminando lentamente hasta la casa disfrutando de la temprana hora. Una vez acomodados al lado de la cocina, con el calor de la estufa de laña, el Apito sacó una botella de aguardiente y la abrió sonriendo maliciosamente.

El Parque La Mariscal, Quito, Ecuador
El Parque           La Mariscal, Quito, Ecuador

«Cómo así, si es de lo temprano en la mañana, Apito pues», exclamó su esposa riendo felizmente.

«Bien pueda, señora. ¡Lo bueno de todo esto es que hoy estamos solitos en casa!», comentó riendo a su vez, mientras le servía un trago».

Y esa mañana sucedió lo que no había pasado hace tanto tiempo…

La calle de los Maples La Mariscal, Quito, Ecuador
La calle de los Maples          La Mariscal, Quito, Ecuador

Los cuentos            En Inglés            Comprar           Facebook

………..

©  Todas las fotos por edudelcorral

Deja un comentario