La finca Camino a Barichara, Santander, Colombia

Un nuevo desafío

Los nobles y galantes actos de caballerosidad no se han perdido; se encuentran en la vida cotidiana de cada uno de los anónimos héroes desconocidos del mundo.


 

La recta Camino a Barichara, Santander, Colombia
La recta           Camino a Barichara, Santander, Colombia

     Fue al llegar a la recta, la que se encuentra antes de curva que sale hacia claro del pino, aquel sitio de los almuerzos los domingos, muy cerca de la finca, cuando inesperadamente Magnífico gritó a todo pulmón, su voz destacándose entre el feliz bullicio general:

«Danilo, será que pueda ganarme de aquí a la casa, o viene muy cansado, pues…».

La campiña Camino a Barichara, Santander, Colombia
La campiña           Camino a Barichara, Santander, Colombia

     De inmediato, este comentario provocó un silencio general entre todos los acompañantes, dentro del cual, se destacó la rápida y confiada respuesta de su mejor amigo:

«Si ya le gané hace ratico. Hoy es su cumpleaños y no quiero ganarle dos veces, o más bien que sumercé pierda de nuevo, ¿oyó?».

Los caminos del valle Carretera a Barichara, Santander, Colombia
Los caminos del valle           Carretera a Barichara, Santander, Colombia

     El silencio se interrumpió de inmediato. Ante los gritos y chiflidos de los niños, los intercambios entre los adultos y el murmullo general de todos, Magnífico brincó de la zorra sonriendo, no sin antes voltear a ver a Camila, guiñándole un ojo. La procesión a la finca se había detenido y la respuesta de Danilo no se hizo esperar. Casi de inmediato, él se dejó resbalar del caballo, cayendo perfectamente al lado del caballo de su padre, para caminar hacia Magnífico, quien sonriente lo esperaba.

La finca Camino a Barichara, Santander, Colombia
La finca           Camino a Barichara, Santander, Colombia

 

Los cuentos            En Inglés            Comprar           Facebook

©  Todas las fotos por edudelcorral

Deja un comentario