La vida bucólica de las fincas

Algunos momentos, como un buen guisado. guardan su sabor por siempre, en nuestros recuerdos 


En la finca Barichara, Santander, Colombia
En la finca           Barichara, Santander, Colombia

     En una de tantas noches, su Amita le habló de los destinos y de cómo cada quién tiene que perseguir su propia misión en la vida. Fue una esas noches muy tranquilas, de la apacible vida en la finca. Afuera en la quietud de la noche, lluvia ligera afuera que bañaba al huerto y una fragancia dulce de tierra mojada penetraba hasta la cocina, introduciéndose a través de la puerta entreabierta de la entrada.

Nubes sobre el barranco Carretera a Barichara, Santander, Colombia
Nubes sobre el barranco           Carretera a Barichara, Santander, Colombia

    Su Apito querido, acaba de entrar con el cabello y la ropa levemente humedecida, por ese suave baño vespertino de la lluvia. Tras de secarse con una toalla, se acomodó tranquilamente en su sillón, contemplando con una mirada cargada de amor a su joven esposa, quién meneaba despacio el guiso para la cena, con un cucharón de madera gastado.

En ek campo, Barichara, Santander, Colombia
Vida rural        Barichara, Santander, Colombia

     Su mirada se encontraba distraída, pues formulaba la conversación con su hijo mientras preparaba la cena del día. Se escuchó un suave gemido de satisfacción de su padre, al terminar de prender su cigarrillo y con los ojos cerrados, dispuso su atención para seguir desde su puesto la conversación entre su hijo y su esposa.


La plazoleta Zapatoca, Santander, Colombia
La plazoleta           Zapatoca, Santander, Colombia

 

Los cuentos            En Inglés            Comprar           Facebook

Deja un comentario