Mis pobres mundos rotos

Capítulo I   Mis pobres mundos rotos El abuelo Jairo fue el cometa que aparecía y desaparecía en los cielos de mi niñez. Constantemente de viaje, el abuelo seguramente llegó a este mundo con el don de la ubicuidad bajo el brazo, pues aun estando ausente, siempre se sentía esa presencia tan suya, con su […]

as

La boda de las hermanitas García

Capítulo II   Las bodas de las niñas García Él era el tercero de cinco hermanos varones. A la vez, su novia era la tercera de cinco hermanas mujeres. En aquellos tiempos, se encontraba en reparación la iglesia principal de Chinandega, la hermosa parroquia de Nuestra Señora de Santa Ana. Había sufrido varios daños durante […]

as

Bautizando a las celebridades

Capítulo III   Bautizando a las celebridades Al abuelo lo bautizaron en el poblado de El Viejo, en la célebre y antigua pila bautismal (que data de 1560), de la vieja iglesia del pueblo. Su iglesia tiene una pila bautismal famosa, recubierta de plata y exquisitamente labrada a mano. Precisamente en esa pila fue bautizado. […]

as

De las cotorras de Chinandega

Capítulo IV  De las cotorras de Chinandega —Desde niño aprendí una cosa importante, que me serviría para el resto de mis días. Todos necesitamos tener un espacio en donde encontrarnos, con nosotros mismos. El recorrido al puerto a esa hora, era mi momento conmigo mismo, mi meditación y reflexión sobre mis andares. Cuando llegaba al […]

as

De tristes poetas enamorados

Capítulo V   De tristes poetas enamorados El abuelo estaba por cumplir los doce años y en aquellos tiempos, ya se le consideraba casi, como todo un joven mayor de edad. Fue cuando don Leobardo, su padre, decidió mudarse a vivir a León, con el fin de poder ayudar a su suegro, quien ya se […]

as

Manuela y de amores eternos

Capítulo VI      Manuela y de amores eternos Sin duda que en la vida de cada gran hombre, una gran mujer se encuentra a su lado. La abuela Manuela era en resumidas cuentas y con pocas palabras, una mujer extraordinaria. La historia de vida de ellos dos fue desde el principio al final una […]

as