Comiendo helados en el café

La nieta de fin de semana del libro Buscando tesoros      En San Gil, a un par de cuadras de la plaza de mercado, se encontraba el Río Fonce. Lo atravesaba un puente de acero pintado en color amarillo, donde la carretera a Piedecuesta y Bucaramanga, la capital del departamento, cruzaba el río y […]

as

Al regresar del mercado

La nieta de fin de semana del libro Buscando tesoros      Era ésta, la que contenía el portón de acceso a la casa; resguardado como en la mayoría de las casas, por los amplios aleros sobresalientes, pintados del mismo color de las fachadas. Ellos ofrecían una generosa sombra por las mañanas y durante los […]

as

Una casa con fachada azul

La nieta de fin de semana del libro Buscando tesoros      Caminando desde la plaza, se advertían las calles con sus antiguos edificios, y como éstas, ascendían gradualmente hasta llegar al comienzo de la calle de Inés. Ahí se iniciaba la subida a su casa, retadora y bruscamente inclinada, un desafío tanto al peatón, […]

as

Una calle empinada

La nieta de fin de semana del libro Buscando tesoros      La casa de su abuela, se encontraba situada tan solo a un par de cuadras del parque central de San Gil. Pequeño, pero acogedor, el fresco parque con sus fondas y cafés de mesas sobre las amplias aceras, se constituía en un centro […]

as

Una abuela llamada Inés

La nieta de fin de semana del libro Buscando tesoros      San Gil se encuentra a un poco más de sesenta kilómetros al sur de Bucaramanga, a vuelo de pájaro o en línea recta. El bus a Bogotá hacía ese recorrido de asombrosos paisajes santanderianos, en algo más de dos horas de pronunciadas y […]

as

La pequeña Dora

La nieta de fin de semana del libro Buscando tesoros Le tocó a Dora ser la primera en aventurarse por esos senderos de las nuevas experiencias prohibidas. Desde niña ella era la más audaz y la progenitora de las ideas entre las tres amigas inseparables. Dora tomaba su papel como la autora intelectual de las […]

as