Una calle empinada

La nieta de fin de semana del libro Buscando tesoros


Vista del parque Guatapé, Antioquia, Colombia
Vista del parque
Guatapé, Antioquia, Colombia

     La casa de su abuela, se encontraba situada tan solo a un par de cuadras del parque central de San Gil. Pequeño, pero acogedor, el fresco parque con sus fondas y cafés de mesas sobre las amplias aceras, se constituía en un centro de reunión y de convivencia de la ciudad. Al bajar el sol se conglomeraba la gente de la ciudad a disfrutar de la incipiente noche y de la grata temperatura.


     Pero qué subida tan empinaba para llegar a su casa. Esa calle en particular, cuyos andenes en forma de escalones facilitaban el ascenso peatonal a lo largo de su empinada cuesta, se constituía en un típico ejemplo de las subidas y bajadas tan pronunciadas tan propias de una gran parte de las calles de San Gil.

      El lugar favorito de Dora para pasar las mañanas, se encontraba justo al inicio de la subida. Las horas pasaban alegremente, mientras ella absorta en su mundo, jugaba entusiasmada o leía alguno de los libros que siempre cargaba. Ése era definitivamente su lugar preferido, frente a la casa de la fachada amarilla, sentaba en esos escalones recubiertos con los llamativos mosaicos rojos, tan amplios y acogedores. Los vecinos al pasar, le sonreían y la saludaban cálidamente, pues ellos conocían de sobra, la situación de la pequeña nena.

     


English version            Capítulos Buscando Tesoros           Comprar el libro

Deja un comentario