Comiendo helados en el café

La nieta de fin de semana del libro Buscando tesoros      En San Gil, a un par de cuadras de la plaza de mercado, se encontraba el Río Fonce. Lo atravesaba un puente de acero pintado en color amarillo, donde la carretera a Piedecuesta y Bucaramanga, la capital del departamento, cruzaba el río y […]

as

Una casa a la orilla del mar

Capítulo V   De tristes poetas enamorados Cuando se trasladaron a vivir ahí, su curiosidad natural, lo condujo a recorrer cada uno de los municipios de León. Lo más importante de estas incursiones, consistió en llegar a conocer a mucha de esa gente que vivía en ellos. Con esa sed insaciable de interrelacionarse con sus […]

as

Al regresar del mercado

La nieta de fin de semana del libro Buscando tesoros      Era ésta, la que contenía el portón de acceso a la casa; resguardado como en la mayoría de las casas, por los amplios aleros sobresalientes, pintados del mismo color de las fachadas. Ellos ofrecían una generosa sombra por las mañanas y durante los […]

as

Amor a primera vista

Capítulo V   De tristes poetas enamorados Para mi abuelo Jairo, este cambio fue un caso de amor a primera vista. En varias ocasiones, él me comentó cómo desde niño le gustaba mucho ir a León. Esa ciudad ejercía una fascinante atracción sobre de él. Le encantaba recorrer las calles de la antigua capital nicaragüense, […]

as

Una casa con fachada azul

La nieta de fin de semana del libro Buscando tesoros      Caminando desde la plaza, se advertían las calles con sus antiguos edificios, y como éstas, ascendían gradualmente hasta llegar al comienzo de la calle de Inés. Ahí se iniciaba la subida a su casa, retadora y bruscamente inclinada, un desafío tanto al peatón, […]

as

Unos digestivos para el alma

Capítulo V   De tristes poetas enamorados Fue precisamente el abuelo, quién me habló acerca de porqué se mudaron a León. Esto sucedió una tarde, caminando por las playas de Poneloya, cuando disfrutábamos de la brisa y el calor del día venía bajando. —Conforme el suegro de mi tata comenzó a envejecer (ese fue tu […]

as

Una calle empinada

La nieta de fin de semana del libro Buscando tesoros      La casa de su abuela, se encontraba situada tan solo a un par de cuadras del parque central de San Gil. Pequeño, pero acogedor, el fresco parque con sus fondas y cafés de mesas sobre las amplias aceras, se constituía en un centro […]

as