Preparando el bautizo del abuelo

Capítulo 4…Bautizando a las celebridades


Naturaleza muerta Isla Ometepe Rivas, Nicaragua
Naturaleza muerta
Isla Ometepe,Rivas, Nicaragua

—La pregunta que surge es de donde demonios sacaba el viejo tanta ceniza para lavar tanta plata. Obviamente no se puede ir a la venta de la esquina y pedir las cenizas por libra. Así que les cuento un secretito. Esas cenizas con las que limpiaba la plata, las había ido guardando de los habanos que tanto gustaba fumar el viejo zorro, mientras pasaba las noches alegremente bebiendo. ¿Y qué bebía? Me podrían preguntar, vos. El alcohol, que tan jacarandosamente se empinaba era un guaro centenario aportado por las fincas de mis tíos y de primerísima calidad. Pero no lo utilizó para lavar la plata, no Señor, sino más en aquella ocasión de mi bautizo era para calmar sus nervios que los traía bien de punta, pues sabía de sobra que se convertiría en el centro de atención por ser el oficiante. En cuanto al alcohol utilizado en la limpieza de la plata, bueno, ese lo compró por galón con el boticario que se encuentra a una cuadra de la iglesia.

—Bueno ese chambre (como todos los chismes sabrosos vos), pues los del pueblo se encargaron de diseminarlo a viva voz. Así lo fueron pasando (de boca en boca) y así fueron llegando y acercándose (de curioso en curioso), para verlo trabajando. ¡Repleto vos! El pueblo de El Viejo saciado con la bola de ociosos, si acaso los querés llamar así, pero también ponete a ver que llamaba la atención de cualquiera. Mirá vos, a ese bandido del ‘señor’ cura, ¡quien nunca, en su ‘santa’ vida, lo habían visto trabajando, ni por un descuido, ‘ni por el más berraco’, como decía el colombiano de la panadería de Sutiaba y sólo Dios sabe que quería decir con eso!


English version            Capítulos de En tierra de volcanes           Comprar el libro

Deja un comentario