La historia según el abuelo Jairo

Capítulo 4…Bautizando a las celebridades


Playa Las Peñitas León, Nicaragua
Playa Las Peñitas
León, Nicaragua

Las fiestas decembrinas incluyen misas, novenarios, ceremonias donde se viste a la virgen por las vírgenes del pueblo (de esto último se burlaba siempre el abuelo, cuestionando la virginidad de las participantes), procesiones y por supuesto, La Lavada de Plata, para culminar finalmente en La Gritería, una celebración popular en las calles del pueblo.

Con el abuelo, la historia dependía de quien la contara. Cuando por algún motivo, surgía el tema de su infancia o el de su bautizo, el abuelo gozaba la ocasión. En sus ojos aparecía de pronto, ese brillo malicioso, el preámbulo a su travesura. Entonces aprovechaba para presumir, narrando su propia versión. Como el gato contra el ratón se lanzaba a ofrecer su muy particular narración de los hechos.

—Ese señor cura, estaba tan, pero tan nervioso de bautizarme, ¡a mí!, el primogénito de don Leobardo Díaz. Resulta que el tal padre, que era un vivales, se levantó desde muy temprano, para que nadie lo viera (cosa que nunca hacía, es más, ese viejo no sabía lo que significaba la palabra temprano), a lavar con sumo cuidado, la bendita pila con la que me iba a bañar. ¡Esa pobre pila la tenía muy descuidada vos! Hasta medio cochambrosa de tanta mugre pegada y la plata ya ni brillaba. Imaginate, que el ‘miedo no anda en burro’, y aunque todavía le faltaba una semana pa’ el argüende; ahí lo tenés al viejo: desmañanado y de rodillas pujando, puliendo y refregando la plata.


English version            Capítulos de En tierra de volcanes           Comprar el libro

Deja un comentario