Calles de Kensington Ciudad de Londres. UK

Tejiendo rutinas

Desde su rincón en una viga alta del techo de doble altura, la araña tejía silenciosamente mientras observaba a los humanos debajo de ella, desenvolviéndose en sus incomprensibles actividades cotidianas.


El ferrocarril Londres, UK
El tren
Ciudad de Londres. UK

«De mi abuela hay poco que narrar, ya que su vida fue tan parca como sus conversaciones. Pasaba sus días callada, sentada en una mecedora alta su espalda siempre muy derecha y sus piernas arropadas con una cobija, tejiendo interminables prendas de lana. En los escasos momentos cuando el abuelo comentaba algo, se limitaba a manifestar su acuerdo con la impresionante sabiduría de sus palabras, tras lo cual, regresaba a su incansable labor tejedora».

«A su muerte dejó una impresionante cantidad de cajas con sus tejidos de lana y muy pocos recuerdos en mi corazón que evocaran el paso de los años que convivimos…».

Fachadas Londres, Inglaterra
Fachadas
Ciudad de Londres. UK

«De alguna forma el funeral de mi abuela me hizo pensar que mi infancia entera transcurrió pegado a gigantescas telarañas. La primera de ellas se encontraba en Londres, fue la densa telaraña de una viuda negra con una tejedora residente, a la vez furtiva, letal y obesa en exceso».

«Y de ahí, me moví a Stratford donde me esperaba la siguiente de ellas. Se trataba de una trampa peligrosa, más bien del tipo doméstico y que mataba a sus víctimas por medio de una letárgica indiferencia y un total aburrimiento. La monotonía, de las rutinas diarias de estas arañas, se tejía en los mismos diseños idénticos, día tras día, una y otra vez, hasta convertirse en la imagen de una borrosa progresión vacía de la nada…».

Vistas del parque Londres, UK
Vistas del parque
Ciudad de Londres. UK

«Mi abuelo, por cierto, se llamaba igual que yo, salvo que su nombre completo era John Henry y yo solamente llego a ser un John a secas. Como le comenté unas cuantas tazas de té antes, él fue un consumado maestro en el arte de evitar tomar riesgos de cualquier índole y en cualquier momento».

 «Para darle una idea del impresionante alcance de su imaginación, le mencionaré cómo comenzaba sus días… Los lunes, miércoles y viernes, el señor invariablemente desayunaba un par de huevos tibios».

Calles de Kensington Ciudad de Londres. UK
Calles de Kensington
Ciudad de Londres. UK

 

Los cuentos           En Inglés            Comprar          Facebook

………..

©  Todas las fotos por edudelcorral

Deja un comentario