Una boda sin igual

Capítulo 2… Las bodas de las hermanas García


Puesta del sol en la costa Nica Playa Las Peñitas, León, Nicaragua


Bajo esa luz indescriptible, cuando el sol baña al mundo de colores, durante esa singular hora de luz cálida, sirvieron los lechones traídos de Matagalpa, la ciudad de la eterna primavera al norte de Nicaragua y cuya presencia no podía faltar en tan importante ocasión. Un poco cansados de tanto bailar, los paladares se agasajaron con las cajetas dulces y los bollitos de leche, mientras recuperaron energías y se refrescaron.


Mientras tanto, el ambiente se amenizaba con un grupo musical de Chinandega, quienes cantaban canciones picarescas y así se fue matizando la noche. De esta manera el banquete procedió hasta llegada la media noche. En ese momento entraron los músicos de la costa atlántica con sus ritmos alegres y contagiosos, los que se entretejían con un fondo de pólvora explosiva y con las coloridas luces de los fuegos artificiales.


De ello todavía se habla hoy en día, y hay quienes juran por su santa madre y algunos que prefieren jurar por la sagrada Virgen de los Remedios, que jamás ha sido o será superado.

Al son de cantidades industriales de un Ron Centenario y Solera que se trajo desde Guatemala, y a la par de los músicos primero de Managua y después de León, la concurrencia se encontraba de lo más animada; tanto, que se la pasaron bailando sin descanso hasta la puesta del sol.


English version            Capítulos de En tierra de volcanes           Comprar el libro

Deja un comentario