El velero Lago Titicaca, Puno, Perú

La historia de Felicia

Cuantas cosas cargamos algunos en la mochila y no las soltamos hasta que la muerte nos hace el favor de quitárnoslas 


La escuela de música Puno, Perú
La escuela de música
Puno, Perú

El único que conocía la historia y las razones, tras esa búsqueda y persecución inagotable de las almas que han partido para no regresar, la misma, que tan asiduamente mantenía Felicia, era su esposo, el padre de Felipe.

En aquellos alegres y despreocupados tiempos, cuando aún eran jóvenes y se encontraban de cabeza sumergidos en el ceremonioso proceso del cortejo, al padre de Felipe le costaba un fuerte esfuerzo comprender cómo era posible que Felicia le pusiera tanta atención a todas esas cuestiones espiritistas. Él sencillamente no podía imaginarse a nadie más de su edad que se encontrara tan profundamente involucrado en este tipo de temas …

En el muelle Lago Titicaca, Puno, Perú
En el muelle
Lago Titicaca, Puno, Perú

«Tal vez para señoras mayores que no tienen otra cosa que hacer», pensó, «pero definitivamente ahora que ella tiene dieciséis años y yo apenas estoy cumpliendo mis dieciocho, todo esto me parece demasiado extraño…».

En el caso de Felipe, este incomprensible misterio se esclareció un domingo por la tarde, muchos años atrás y poco antes de casarse. Eso sucedió cuando ya se encontraban firmemente comprometidos, De un minuto a otro, Felicia rompió llorando desconsoladamente. Fue durante esa tarde de domingo, en la que tranquilamente se encontraban sentados en la sala de la casa de los padres de Felicia y tomando el tintico con unas galleticas de canela que su madre había horneado durante la mañana.

La estación del ferrocarril Puno, Perú
La estación del ferrocarril
Puno, Perú

Felipe le había preguntado, pues se sentía un tanto preocupado, acerca de esa manía por establecer contacto con el mundo de los espíritus (por supuesto, él lo manejó con mucho más tacto y se refirió a este delicado tema con el término de inquietud). Inesperadamente, Felicia comenzó a llorar desaforadamente. Al recuperarse, después de verlo fijamente en silencio por un largo rato, ella procedió a narrarle unos ciertos acontecimientos tristes que se remontaban a su infancia.

La tarde fue pasando con lentitud y paulatinamente comenzó a oscurecer. Mientras tantos, la novia relataba por primera vez, aquellos extraños y penosos sucesos que por tanto años había llevado, escondidos y enterrados, en el fondo de su corazón.

El velero Lago Titicaca, Puno, Perú
El velero
Lago Titicaca, Puno, Perú

 

Los cuentos           En Inglés            Comprar          Facebook

………..

©  Todas las fotos por edudelcorral

 

Deja un comentario