Estación del ferrocarril Tupiza, Potosí, Bolivia

Los fantasmas de la niñez

Cuántas situaciones venimos cargando en nuestra espalda y desde la infancia, las que quedan sin resolver y pesan cada día más al  paso de los años…


Camino a casa Tupiza, Potosí, Bolivia
Camino a casa
Tupiza, Potosí, Bolivia

De tal manera que hablar de temas exóticos como este que planteaba Angélica era terreno demasiado conocido para Felipe, pero de la misma forma, entraba en un tema totalmente desprestigiado, cuya credibilidad se había perdido desde muchos años antes, allá en los tiempos de la niñez de Felipe.

«Señor, le tengo una noticia de los más importante, algo que nos va a cambiar la existencia, tal y como la conocemos», le comentó Doña Felicia a su esposo un espléndido día durante la comida. En ese momento, Felipe tendría acaso unos nueve añicos.

Las planicies de Tupiza Tupiza, Potosí, Bolivia
Los colores de Tupiza
Tupiza, Potosí, Bolivia

Felipe siguió comiendo, mientras escuchó a su padre contestar:

«Un buen cambio sería que la señora que preparó la comida tuviese a bien condimentarla y brindarle un poco de sazón…».

«Pero como así, a mí me parece demasiado deliciosa. Hoy tuvimos una reunión terriblemente interesante, señor. Y logramos hablar con un espíritu que murió hace más de cuatro mil años cerca de Egipto. No tiene idea que tan emocionante resultó, una experiencia verdaderamente indescriptible…».

En la terminal de buses Tupiza, Potosí, Bolivia
En la terminal de buses
Tupiza, Potosí, Bolivia

«Me da tanto pesar el pobre. Solo de pensar que cuatro mil años después, unas señoras de Colombia los estarían despertando de su merecido sueño… Siendo Juez me cuesta y mucho, observar la falta de justicia en el mundo. Verdaderamente administrar la Justicia es un trabajo demás de complicado».

Estación del ferrocarril Tupiza, Potosí, Bolivia
Estación del ferrocarril
Tupiza, Potosí, Bolivia

 

Los cuentos           En Inglés            Comprar          Facebook

………..

©  Todas las fotos por edudelcorral

 

Deja un comentario