Lagunillas Carretera Arequipa a Puno, Puno, Perú

Sueños infantiles

Los sueños ciertamente no respetan edades…


Semillas Carretera Arequipa a Puno, Puno, Perú
Semillas           Carretera Arequipa a Puno, Puno, Perú

Ambos se acomodaron en un sofá de la sala, cada uno vestido de bata y pantuflas calienticas. Sin dejar de sonreír, Felipe se paró y salió por un momento. A su regreso, encontró a María del Pilar muy pensativa. Traía una bandeja con una botella de vino descorchada y una selección de quesos en un platón. Sirviendo las copas, preguntó discretamente:

«Mi amor, la veo muy reflexiva. Le ofrezco un vinito a cambio de sus pensamientos, ¿cómo le parece?».

Una ligera sonrisa iluminó la cara de la concertista, mientras recibía la copa de vino…


Paisaje de puna Carretera Arequipa a Puno, Puno, Perú
Paisaje de puna           Carretera Arequipa a Puno, Puno, Perú

«Gracias Felipe, usted siempre tan atento. Sabe, cuando niña, yo quería ser poeta». Al ver la cara de sorpresa de su esposo, no pudo dejar de reír y recobró su ánimo alegre habitual.

«Yo quería escribir todos estos hermosos poemas acerca del mundo y de la vida. Usted desconocía ese pequeño detalle acerca de mis aspiraciones infantiles, ¿cierto?», comentó con una voz soñadora que reflejaba lo alejada que se encontraba su mente en ese momento, reviviendo sus sentimientos de aquellos entonces.

La siembra Carretera de Arequipa a Puno, Puno, Perú
La siembra           Carretera de Arequipa a Puno, Puno, Perú

El Magistrado escuchaba a su esposa con el interés y el cariño reflejado en sus vivos ojos. Ciertamente que había tantos detalles que no conocía de su esposa. Y sucedía, que entre más la conocía, más quedaba por descubrir en esa fascinante mujer.

«Sin embargo, fue el destino quien decidió por mí, pues yo estaba demás de niña como para ese tipo de decisiones. Los sueños, tal vez no se limitan por las edades, pero las decisiones de vida, sí tienen su momento… Además, yo era aún más pequeña que Cipriano cuando comencé a tocar el piano. En esos tiempos acaba de cumplir cuatro años, mi querido Señor Juez, cuatro años apenas… Imagínese, no podía decir palabras con dos “r” juntas, pero eso sí, ya recorría la escala de Do, como si lo hubiera hecho toda una vida…».

Don Felipe le acarició la mano en un gesto de cariño, mientras ella continuó:

«Curiosamente, antes de aprender a leer y a escribir, ya sabía perfectamente como leer las notas de una partitura. Al aprender a leer, adquirir una fascinación insaciable por la lectura. A la fecha, sigo cautivada por la lectura. Usted bien me conoce, siempre que tengo un tiempo libre y puedo hacerlo, se lo dedico a leer», afirmó la bisabuela de Camila, con una sonrisa nostálgica, la misma, que sorprendentemente se asomaría tantos años más tarde en la cara tan parecida de su bisnieta.

Lagunillas Carretera Arequipa a Puno, Puno, Perú
Lagunillas           Carretera Arequipa a Puno, Puno, Perú

 

Los cuentos            En Inglés            Comprar           Facebook

………..

©  Todas las fotos por edudelcorral

Deja un comentario