Los lectores del pueblo

A la tienda llegaban los niños a comprar dulces y helados. Mientras, Camila entraba a buscar un nuevo libro…


Polyforum Siqueiros           Ciudad de México, CDMX, México

A Don Atanasio Jaramillo, el dueño de la tienda, le gustaba compartir el tintico con su amigo Gregorio, el boticario de la esquina, en una de las fondas del parque. Tranquilamente sentados a la sombra de un parasol rojo, se juntaban a conversar y compartir el calor de la amistad de muchos años, antes de abrir sus respectivos negocios.

«Pues sí, Gregorio, vea usted. Con eso de los libros, yo le cuento mis clientes con una mano y hasta me sobra un dedo, ¿cómo le parece?».

Polyforum Siqueiros           Ciudad de México, CDMX, México

«Al Padre, le traigo sus novelas con la vida y obra de los santos. El pasa a la tienda una o dos veces al mes, el sábado después del almuerzo».

«Claro que si, Atanasio. Vea que antes pasa a la botica por su remedio que le preparo para la digestión. Oiga su mercé, ese pobre vive maluco de la panza, todo le cae mal, lo que se come y hasta lo que no, pues».

«Luego, está Doña María. Igual nunca se sabe cuándo va a llegar conmigo, porque ella me compra muchas otras cositas para la finca. Ya ve como es cuando anda haciendo las vueltas al pueblo, a la corre y corre, pues. Fíjese que ella le gusta que le consiga libros en inglés. ¿Cómo te parece para una mujer que abrió a leer y escribir de casada?».

Doña María era la dueña de la finca El Refugio, la más importante de las fincas ganaderas de la región. Siempre con afán, corriendo de un lado para otro, con todos los pendientes de la finca que ella manejaba sola desde que murió su esposo varios años atrás.

Polyforum Siqueiros           Ciudad de México, CDMX, México

«Sigue el profesor Rafita. Ese es un pan, pero lo más de dulce, ese señor. Llega por libros para él y para su pequeña biblioteca, esa que mantiene en la escuelita de la vereda. Donde da las clases con los chiquillos», siguió comentando. «Pero mi cliente favorita, es la Camilita, la hija de don Fabio, el de la avícola. Esa nenita cómo se le abren los ojitos del gusto cuando le tengo libros nuevos. Viera como es de lo más querida y alegre…».

Polyforum Siqueiros           Ciudad de México, CDMX, México

 


 

Los cuentos            En Inglés            Comprar           Facebook

………..

©  Todas las fotos por edudelcorral

 

Deja un comentario