Bajada al parque Confines, Santander, Colombia

El niño del pino

Y cuando llegaba a su lugarcito especial, ese pequeño espacio donde el mundo era solamente para él,  tan suyo y de nadie más, el que se constituía en un refugio o en una guarida… en ese momento, él era feliz

Fachada Confines, Santander, Colombia
Fachada           Confines, Santander, Colombia

     La torta de cumpleaños, también la había preparado su Amita a escondidas, pues quería sorprender a su hijo.

La iglesia del pueblo Confines, Santander, Colombia
La iglesia del pueblo           Confines, Santander, Colombia

          Tan hábil se vio en su cometido que él jamás se dio cuenta de lo que ella estaba tramando y traía en manos. Así, resultó ser una tremendamente grata sorpresa para él. 

La siesta Confines, Santander, Colombia
La siesta           Confines, Santander, Colombia

     Su Amita, con esa previsión de madre, había discretamente apartado leche de la ordeña de la Lencha, la Eugenia y claro de la Camila, la vaquita más joven, la misma que había nombrado Magnífico en honor a la María Camila, su primer amor y compañera de su escuela.

Bajada al parque Confines, Santander, Colombia
Bajada al parque           Confines, Santander, Colombia

 

Los cuentos            En Inglés            Comprar           Facebook

©  Todas las fotos por edudelcorral

Deja un comentario