Tres caballos y dos yeguas

Y cuando al fin, el pez mordió el anzuelo, el pescador quedó irremediablemente enganchado


En tierra del café Filandia, Quindío, Colombia
En tierra del café           Filandia, Quindío, Colombia

Aureliano Marroquí manifestó una pasión por la raza equina desde niño. Aprovechando su nueva situación económica y gracias a la generosidad del azar, invirtió en tres caballos y dos yeguas.

Fincas cafeteras Pereira, Risaralda, Colombia
Paisaje cafetero           Pereira, Risaralda, Colombia

Siempre hábil para detectar las posibilidades de negocios, compró una zorra o una carreta para tirar con los caballos y se dedicó a recolectar la leche de las fincas aledañas, la cual transportaba a una lechería, en la ciudad de Manizales.

Migración Xalapa, Veracruz, México
Andar camino           Xalapa, Veracruz, México

A las cuatro de la mañana, ya se encontraba feliz cargando la leche en la primera de las fincas de la ruta, mientras conversaba con su vecino de esto y de aquello.


 

 

Los cuentos            En Inglés            Comprar           Facebook

Deja un comentario