Rumbeando en la calle

Y cuando despertaron… no había sido más que un sueño


Fiesta Ibarra. Imbabura, Ecuador

Sabor          Ibarra, Imbabura, Ecuador


La comida parecía no tener fin, pues se servía en abundancia y durante todo el día y la noche. Adentro y principalmente por fuera de la casa se encontraban los asadores cargados de carnes de todos tipos, de chorizos y también, por supuesto, de chicharrón. También en algunos se incluían los cuys, éstos venían de Pasto, al sur de Colombia y cerca de Ecuador.

La salsa Juayua, Sonsonate, El Salvador
La salsa           Juayua, Sonsonate, El Salvador

Acompañados de la música de salsa caleña, despreocupadamente el baile se extendió por la calle pues de tanta gente, ya no cabían en el interior de la casa. Todavía hoy se recuerdan esos días y se opina que, durante esa fiesta de la buena fortuna, ni los perros callejeros pasaron hambre.

Es un hecho incontrovertible, constatado por todos los que estuvieron presentes, que después de un tiempo, los perros de la calle ya no recibían las arepas de maíz, por más que las tostaran, pues se habían acostumbrado a los asados.

Rumbeando la calle Ibarra, Imbabura, Ecuador
Rumbeando la calle           Ibarra, Imbabura, Ecuador

A la fecha cuando se habla de alguna persona a quien le favoreció la buena suerte, se dice: tan suertudo como un Marroqui, o también se menciona como: qué le parece, tan de buenas como un perro caleño a media rumba caleña…


 

 

 

Los cuentos            En Inglés            Comprar           Facebook

Deja un comentario