Camino a la frontera

Y el niño nunca percibió la factura que estaba por detrás del pequeño foco que iluminaba sus noches…


 

Hacia la frontera Camino Pasto a Ipiales, Nariño, Colombia
Hacia la frontera ecuatoriana.         Camino Pasto a Ipiales, Nariño, Colombia

Dos días después, se encontraba placenteramente arribado a la ciudad de Ipiales. Había atravesado más de la mitad de Colombia. Ahora disfrutaba de la satisfacción de haber llegado a la frontera con Ecuador.

La sombras de la tarde Popayán, El Cauca, Colombia
La sombras de la tarde           Popayán, El Cauca, Colombia

La noche anterior durmió en la hermosa ciudad blanca de Popayán. Recorrió contento sus calles y admiró sus bellas e imponentes construcciones coloniales.

Ahora, tocaba adentrarse a un nuevo país desconocido hasta entonces para él y una eminente sensación de aventura se apoderó del viajero, ahora inmerso en su novedoso papel de trotamundos.

El balcón en la plazuela Popayán, El Cauca, Colombia
El balcón en la plazuela           Popayán, El Cauca, Colombia

 Sin problema alguno pasó por los trámites de la frontera. Saliendo de la oficina de la migración ecuatoriana, dio su primer paso en un país diferente al suyo. Al plantar su zapato por primera vez en tierras ecuatorianas, Oscar sintió una fuerte emoción invadir su alma. La sensación fue totalmente gratificante y placentera…


 

 

Los cuentos            En Inglés            Comprar           Facebook

 

 

Deja un comentario