De los habanos y de cómo explotan

Capítulo XIII   De los habanos y de cómo explotan

La Reina Guerrera Capurganá, El Chocó, Colombia
La Reina Guerrera Capurganá, El Chocó, Colombia

A su manera, el abuelo siguió fumigando con su avioneta siempre fiel. En sus propias palabras:

—Ni creas que es tan diferente como paso mi tiempo. Antes, me la pasaba en los algodonales fumigando plagas con la avioneta. Ahora, además de los algodonales, me la paso por todos lados, pero sigo en la fumigada de las plagas. La diferencia vos, es que me les cambiaron de nombre y ahora se llaman Contras.

—Y, ¿antes también fumigabas el algodón con dinamita vos? —preguntó la abuela Manuela—.

—Bueno Manuelita, tenés razón, digamos que algunos detalles han cambiado —respondió con un tartamudeo apenas distinguible.

—Pues lo pasmado nadie te lo ha cambiado Jairo, En realidad, estoy de acuerdo contigo: algunas cosas han cambiado, por ejemplo, tu cerebro te lo cambiaron por el de un pobre pájaro que ahora anda peor de atolondrado que vos. Desde cuando las plagas de algodón te disparaban con antiaéreo, o tal vez, siempre ha sido así y antes, no me lo habías comentado por no preocuparme…

—¡No hay de qué preocuparse! Manuelita. Mirá vos, es así de sencillo, sin más necesidad de darle vuelta a la tortilla, pa ’que no se queme. El caso es que estoy totalmente protegido por los cuarenta bandidos, perdón Manuelita que se me trabó la lengua. Quise decir, por los Cuarenta Santos a los que les rezas todas las noches. Mirá, y que si volara en un avión de una aerolínea comercial, ¡seguramente me cobrarían una fortuna por exceso de equipaje!


In English

………………..

    Capítulos de En tierra de volcanes

                       ……………

  Capítulo XII  Capítulo XIV

                                                                    …………………………………….

                     Comprar el libro

Deja un comentario